Stiglitz: El conocimiento es la llave del desarrollo

El 14 de enero, la Escuela de Estudios Superiores de Comercio de París recibió la visita de uno de los economistas más influyentes del mundo, el profesor Joseph Stiglitz. En su presentación, ante un auditorio lleno, el académico aseguró que el conocimiento y la educación son cruciales para el crecimiento sostenible. 


HEC Paris

El reconocido economista y Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, visitó durante enero la Escuela de Estudios Superiores de Comercio de París (École des Hautes Études Commerciales – HEC París), uno de los principales centros de estudios en administración de negocios del mundo.

En la oportunidad, y ante un auditorio lleno de estudiantes y académicos, el doctor en Economía del MIT y profesor en las universidades de Oxford, Princeton y Stanford, destacó a la educación y el conocimiento como elementos fundamentales para el desarrollo.

Stiglitz indicó que a mediados del siglo XIX, un fenómeno sin precedentes aconteció en Europa. Los salarios, que durante siglos fueron planos, comenzaron a elevarse. Al mismo tiempo, la esperanza de vida aumentó de manera espectacular desde niveles tremendamente bajos. Este progreso estuvo relacionado con la aparición de la “Sociedad del Conocimiento”. “La mejoría en la asignación de los recursos y el aumento de la acumulación de capital sólo explica una pequeña parte de la avance en la calidad de vida de las personas; pero el principal impulsor fue la Ilustración”, recalcó.

A mediados del siglo XIX, un fenómeno sin precedentes aconteció en Europa. Los salarios comenzaron a elevarse, la esperanza de vida aumentó. Este progreso estuvo relacionado con la aparición de la “Sociedad del Conocimiento”. 

A partir del 1600, filósofos como Francis Bacon, Descartes, Voltaire y Kant cuestionaron la legitimidad de la Iglesia y otras instituciones. Este cambio de mentalidad llevó a la gente a cuestionar a la autoridad, a ser más tolerante y empezar a “reconocer que el cambio era posible”. Tal revolución allanó el camino para el progreso científico y un enorme aumento de la productividad. Más recientemente, países como China y la India han experimentado una transición similar, reflexionó.

Como una vela

Luego el economista preguntó a los asistentes: Y hoy, ¿Qué es lo que separa y diferencia a los países “desarrollados” de los “emergentes”? “La brecha en el conocimiento, más que la brecha en los ingresos”, respondió el mismo Stiglitz. Por lo tanto, la creación de la “Sociedades del Conocimiento” es una prioridad, pero las naciones no pueden confiar que el libre mercado lo realizará. “De hecho, el conocimiento es un bien público, por lo tanto, no hay costo marginal de un beneficiario adicional. Thomas Jefferson sostuvo esta idea de una forma mucho más poética. Dijo: ‘El conocimiento es como una vela; cuando otra vela se enciende, no disminuye la luz de la primera vela’, expuso. “Ahora, aquí está la lógica económica: si el costo marginal es cero, el precio que se debe cargar también es cero. No esperen que las compañías realicen eso”.

Qué es lo que separa y diferencia a los países “desarrollados” de los “emergentes”? “La brecha en el conocimiento, más que la brecha en los ingresos”, respondió Stiglitz. Las políticas de Gobierno deben promover la aparición de “Sociedades del Conocimiento”.

Agregó que las políticas de Gobierno (en lugar del libre mercado), deben promover la aparición de “Sociedades del Conocimiento”. La acción pública es tan relevante como el conocimiento y la innovación para crear enormes externalidades positivas. “Considere el descubrimiento del ADN, los transistores y los láseres: estos elementos han tenido grandes efectos en nuestra sociedad y economía, pero los innovadores que nos condujeron a estos descubrimientos consiguieron sólo una pequeña parte de los beneficios”, relató funcionario del Banco Mundial.

Conocimiento a largo plazo

Dicho esto, el ex vicepresidente del Banco Mundial destacó también la necesidad de un cambio en los modelos de educación. Expresó que tradicionalmente, la gente iba a la escuela hasta que tenían 15, 20 ó 25 años. Los profesores trataban de difundir la mayor cantidad de información posible en sus cerebros. Mientras ellos exponían durante las clases, los alumnos escribían conceptos e ideas con el fin de aplicarlos en los próximos 40 años, durante su vida laboral. Una buena educación estaba relacionada con obtener más información.

En un mundo que cambia rápidamente, el modelo educativo también debe cambiar. “Hoy sólo una pequeña parte del aprendizaje realmente ocurre en la escuela formal. Gracias a Internet, los individuos tienen acceso a enormes cantidades de información sin ningún tipo de coste o esfuerzo.

En un mundo que cambia rápidamente, el modelo educativo también debe cambiar, recalcó Stiglitz, añadiendo que “hoy sólo una pequeña parte del aprendizaje realmente ocurre en la escuela formal. Gracias a Internet, los individuos tienen acceso a enormes cantidades de información sin ningún tipo de coste o esfuerzo. “El problema hoy es: ¿cómo buscar y evaluar el conocimiento? Y lo más importante: ¿cómo aprender a aprender? Nuestras instituciones de educación deben centrarse en eso”, finalizó.

Así terminó la exposición del Premio Nobel de Economía, ante el caluroso aplauso de los estudiantes y profesores de HEC de París.

Traducción: Felipe Veas

Fotografía: HEC Paris

Recomienda este artículo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el Autor

HEC Paris

HEC Paris

Escuela de Estudios Superiores de Comercio (École des Hautes Études Commerciales - HEC París).