Los desafíos económicos del nuevo Presidente de Ecuador, Lenín Moreno

La reñida competencia que se dio en la segunda vuelta para elegir al nuevo Presidente de Ecuador, el 2 de abril pasado, es más que un hecho de la causa para proyectar las complejidades económicas que deberá enfrentar el triunfador de esta jornada, Lenín Moreno, del oficialista partido Alianza País. Según datos preliminares del Consejo Nacional Electoral, Moreno obtuvo el 51,1% de los votos, frente al 48,9% de su contendor, Guillermo Lasso. Dado el estrecho resultado, es probable que el gobierno de Moreno tenga que enfrentar una dura oposición del sector de derecha al que representó Lasso.


 

“Muchísimas gracias; solo la generosidad de ustedes, hará que sea el Presidente de todos. No solo de aquellos que votaron por mí, sino de todos”, fueron las primeras palabras de Lenín Moreno tras conocerse los resultados de la segunda vuelta presidencial en Ecuador, la noche del 2 de abril.

Lenín Moreno Garcés ganó las elecciones presidenciales por 227.230 votos de diferencia. Según el recuento oficial, el candidato de Movimiento Alianza País, al que pertenece el saliente Presidente Rafael Correa, obtuvo 5.036.154 sufragios, frente a los 4.808.924 votos del Guillermo Lasso, líder de la derechista Alianza Creo.

En medio del fragor de la campaña, Moreno dijo que su oponente, el baquero Guillermo Lasso, sería “fácil de derrotar” en la segunda vuelta, igual como sucedió cuando Rafael Correa venció al “hombre más rico del Ecuador”, Álvaro Noboa, en la presidencial de 2006. En la misma oportunidad Moreno prometió que si llegaba al poder, “todos los corruptos irán a la cárcel y resarcirán el dinero a los ecuatorianos”. Esto, como alusión indirecta al sector que apoyó a Lasso.

En la elección del 19 de febrero pasado, por una pocas centésimas, Moreno no consiguió ser electo. De haber logrado el 40% de los votos se habría eximido de la segunda vuelta. En esa oportunidad Lasso logró el 28% y en la segunda vuelta del 2 de abril pudo alcanzar el 48,9%, gracias al apoyo de otros ex candidatos presidenciales de centroderecha, como Cynthia Viteri, del Partido Social Cristiano, y del ex alcalde de Quito, Paco Moncayo, de tendencia socialdemócrata.
En la misma votación del 19 de febrero pasado, los ecuatorianos votaron en un referéndum simultáneo para prohibir que los candidatos de elección popular y los altos funcionarios públicos puede tener bienes o capitales en paraísos fiscales.

Propuestas de gobierno

El analista político Mauricio Morro dijo que a pesar de tener una personalidad muy distinta a la de Rafael Correa, Lenín Moreno “tiene la obligación de mejorar todo lo hecho por el mandatario anterior y por la revolución ciudadana”. Morro recordó que siendo Vicepresidente de la República, Moreno fue crítico con el entonces Presidente Correa, en algunas de sus políticas.
Los ejes de las propuestas sociales y económicas del programa de gobierno de Lenín Moreno son:
1. Fortalecer la “Revolución Ciudadana”, que persigue una mayor equidad social y económica.
2. Dialogar con los distintos sectores de la sociedad
3. Continuar con el proceso de transformación política y social del Presidente Rafael Correa.
4. Dar atención integral a los grupos más vulnerables del país.
5. Estimular la producción y el trabajo.
6. Luchar contra la violencia y el narcotráfico.
7. Transformar el sector agrícola.
8. Establecer un plan de vivienda de interés social.

 

Desafíos económicos

El sucesor del Presidente Correa tendrá que lidiar con una crisis económica que se dejó caer junto con la baja del precio del petróleo, el principal producto de exportación de Ecuador. Al hacer el balance de la década que suma Rafael Correa en el gobierno, se constata que la economía ecuatoriana registró 9 años de crecimiento, con una tasa promedio de 3,9 %. Pero el año pasado el PIB cayó en 2%, generando un natural descontento con su gobierno, porque paralelamente aumentó el desempleo y cayeron los ingresos de los trabajadores.
Como resultado de la caída del producto, el año pasado el ingreso per cápita bruto de Ecuador cayó en 3,4%, para situarse en US$ 6.100.

El año pasado el precio del crudo registró una baja promedio de 16% y llevó a una baja de las exportaciones de 12%, en comparación con 2015, ingresando al país un monto final de US$ 16.763 millones. A su vez, esta cifra es 37% inferior al monto de exportaciones logrado en 2014, cuando el país vendió en el exterior bienes por US$ 26.596 millones.

La baja del petróleo indujo a un inevitable deterioro de los términos de intercambio, que el año pasado se ubicó en 72,5 puntos. Esto indica que mientras los precios de los principales productos que exporta Ecuador se han deteriorado, los precios de los bienes que compra en el exterior han subido, marcando una brecha de 27,5 puntos, en contra del país.
Según cifras de Cepal, en la última década la deuda externa bruta ecuatoriana pasó de US$ 17.445 millones (2007), a US$ 32.725 millones, el año pasado. Esto, acompañado con un salto de la deuda pública al 36% del PIB. Estas cifras obligaron al gobierno de Correa a hacer un ajuste en la cuenta corriente (de la balanza de pagos), lo que se reflejó en una drástica caída de las importaciones: de US$ 26.660 millones en 2014 a US$ 15.731 millones en 2016.

Recomienda este artículo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el Autor

Editor Política & Economía