Jean Tirole, neoclásico y regulador

La Revista Alternative Economique publicó una especial semblanza del Premio Nobel de Economía 2014, destacando que su particularidad es que se interesa en la acción pública. Contrariamente a los ultraliberales, favorables a la desaparición del rol económico del Estado, él no cree posible una competencia perfecta y una economía sin otras reglas que las del mercado.


Denis Clerc

Los escasos economistas franceses coronados con el premio del Banco de Suecia “en memoria de Alfred Nobel” tienen un rasgo común: ellos no son conocidos por el gran público. Eso vale para Gerard Debreu (premio 1983), Maurice Allais (1988) y para Jean Tirole (2014). A tal punto es el desconocimiento del último premiado por la Academia Sueca de Ciencias, que el diario Le Monde tituló recientemente sobre Tirole, a propósito del galardón, “Un economista inclasificable”.

Pero Jean Tirole es perfectamente “clasificable”. Con Jean Jacques Laffont (fallecido en 2004) participó en el origen de la Teoría de las Incitaciones. En un mundo de competencia imperfecta, ¿cómo poner reglas o contratos incitativos a los agentes económicos a fin de comportarse sin abusar o aprovechar las frecuentes asimetrías de poder o de información existentes entre los actores? Ejemplo muy actual: la Comisión Europea se pregunta si la SNCF (Empresa de Ferrocarriles del Estado) no aprovecha de su monopolio sobre los TER (Transporte Expreso Regional), que conjuga tren y buses para simplificar trayectos cotidianos en regiones, y del débil peritaje de los Consejos Regionales, en este dominio, para obtener de estos últimos financiamiento en beneficio de la empresa más que el de los usuarios.

 Tirole ha intervenido en el debate público francés sobre la regulación del mercado del trabajo. Contrariamente a los liberales, que argumentan a favor de una reducción, y hasta de una supresión del seguro de desempleo obligatorio, él, es favorable a un contrato único de trabajo. 

Maximización y oportunismo

Esta problemática se inscribe claramente en la corriente de pensamiento neoclásica: los agentes son racionales (por consiguiente sus comportamientos son previsibles y calculables); ellos buscan maximizar su interés (teoría del homo oeconomicus) y aprovechan todas las ocasiones posibles para lograrlo (oportunismo), básicamente cuando sus socios disponen de una información menor que la suya. Conjunto de hipótesis discutibles.

La particularidad de Jean Tirole es que se interesa en la acción pública. Contrariamente a los ultraliberales, favorables a la desaparición del rol económico del Estado, Tirole no cree posible una competencia perfecta y una economía sin otras reglas que las del mercado. Pues él llegó a la economía a partir de la economía industrial, un dominio donde se sabe bien que las economías de escala -por consiguiente de las grandes empresas oligopolísticas-, permiten ganancias de eficacia mucho más importantes que las posibles en el mundo utópico, y desde hace mucho tiempo sobrepasada, de una competencia perfecta entre pequeños comerciantes o productores. Pero estas grandes empresas tienen también un “poder de mercado” considerables que es necesario enmarcar.

Tirole ha intervenido en el debate público francés sobre la regulación del mercado del trabajo. Contrariamente a los liberales, que argumentan a favor de una reducción, y hasta de una supresión del seguro de desempleo obligatorio, él, es favorable a un contrato único de trabajo (suprimiendo el contrato de duración determinada), acompañado de un “bonus-malus” para las cotizaciones de seguro de desempleo a cargo de las empresas, con el objeto de incitar a esta últimas a considerar los despidos sólo como un último recurso. Cierto, esta posibilidad no deja de tener problemas, pero al menos ella se inscribe en un óptica de regulación de la economía más que en la de un mercado desregulado. Jean Tirole hace parte incontestable de la corriente dominante, pero de manera inteligente y realista.

Fuente: Alternative Economique. Noviembre 2014. Paris.

Traducción: Alexis Guardia B.

 

Recomienda este artículo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el Autor

Denis Clerc

Denis Clerc

Economista francés y fundador de la revista Alternatives Économiques.