El “correísmo” sobrevive en Ecuador, encarnado en el Presidente Lenín Moreno

Al cabo de una década, el modelo del ahora ex Presidente de Ecuador Rafael Correa, llamado “revolución ciudadana” o “socialismo del siglo XXI”, podría sobrevivir, gracias a que su sucesor Lenín Moreno ha prometido profundizarlo y perfeccionarlo. Basado en lo que el propio Correa definió como un Estado interventor, el modelo necesita algunos ajustes, sobre todo el ámbito económico, si pretende seguir financiando la generosa política de subsidios que han permitido una notable reducción en los índices de pobreza e indigencia, en el país de la mitad del mundo.


La tarea del Presidente Lenín Moreno, de continuar con el modelo de “revolución ciudadana” no va a ser fácil, en primer lugar, porque debe sacar a Ecuador de la recesión económica, originada por la baja del precio del petróleo y porque tiene que controlar el déficit en el sector público, que en el último tiempo ha estado financiándose con deuda, tanto interna como externa. Todo esto, sin recortar los subsidios y beneficios a la población que se entregaron en los tres periodos de gobiernos de Rafael Correa.
Concretamente, Moreno debe mantener los niveles de inversión social que permitieron reducir la pobreza de 36,7% en 2007 a 22,9% en 2016; y la indigencia de 16,5% a 8,7%, en el mismo periodo.
Mientras tanto, las expectativas de las clases bajas que en buena medida volvieron a dar su voto de confianza a la “revolución ciudadana” se mantienen intactas y probablemente le cobrarán la palabra al gobierno de Moreno.
Por eso el nuevo mandatario ha ofrecido introducir mayor eficiencia en el manejo de los recursos fiscales y generar una mayor equidad tributaria, adelantando con ello una reforma impositiva que pretende hacer pagar más tributos a quienes más tienen.
Moreno, quien ya eliminó seis ministerios coordinadores, como el de Política Económica, entregó la cartera de Finanzas a Carlos de la Torre, ex asesor del Banco Central; y el ministerio de Hidrocarburos a Carlos Pérez, ex ejecutivo de la petrolera estadounidense Halliburton.
“Es el momento de renovar los compromisos, como el de enfrentar juntos los nuevos retos. Trabajaré por cada uno de ustedes, por los que votaron por mí y por quienes no”, dijo Moreno al asumir el mando.
Por el lado político y legislativo tampoco se le viene fácil a Moreno, primero por el estrecho resultado en la segunda vuelta con que logró vencer al ahora duro opositor derechista Guillermo Lasso. Además, en la última elección parlamentaria, que se realizó de manera simultánea con la primera vuelta presidencial, la oposición logró mayoría: 137 escaños, muy por encima de los 74 obtenidos por el “correísmo”, y lejos de los 100 asientos que éste tuvo en el período 2013-2017.

Medioambientalista e indigenista

Lenín Moreno (63 años) es licenciado en Administración Pública por la Universidad Central de Ecuador. Antes de comenzar su carrera política, se desempeñó como profesor de secundaria y también se dedicó a la promoción turística con una empresa que él mismo creó. Su cercanía con la selva lo llevó a ser un defensor del medioambiente y su convivencia con pueblos indígenas lo convirtió en un luchador por las causas de las etnias nativas.
Cuando fue Vicepresidente del gobierno de Correa, Moreno impulsó el programa social “Manuela Espejo”, en favor de los discapacitados, el cual complementó con la aprobación de un subsidio mensual, de US$ 240, para el cuidado de personas con limitaciones severas. Además, estableció un programa de viviendas y una ley que obliga a las empresas a contratar discapacitados.
Moreno sufre en carne propia la discapacidad, en su condición de parapléjico, debido a un disparo que le asestó un delincuente que lo asaltó en 1998.
Gracias a esta labor en su país, en 2013 Lenín Moreno fue nombrado como representante especial del secretario de la ONU sobre Discapacidad y Accesibilidad, en Ginebra, cargo que mantuvo hasta meses antes de iniciar su campaña presidencial, el año pasado.
“Antes las personas con discapacidad estaban recluidas, escondidas; ahora salen con la frente en alto en busca de la felicidad y se unen al desarrollo nacional”, dijo en aquellos años el ahora Presidente Moreno.

Recomienda este artículo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el Autor

Editor Política & Economía