Efectos políticos colaterales de crisis del coronavirus

Existe una frase que reza lo siguiente: “en la crisis, sé consciente del peligro, pero reconoce la oportunidad”. En estos tiempos difíciles que corren, esta sentencia cobra plena validez, debido a la complejidad de la catástrofe sanitaria, social y económica que afecta a la mayoría de los países, debido a la pandemia del coronavirus.


Por Benjamín Vallejos

Durante marzo de 2020 la economía chilena se encontraba semi paralizada y millones de personas cumplían cuarentena obligada en sus casas. Mientras tanto, se postergaban los proyectos de inversión, el gran comercio bajaba sus cortinas, el transporte de pasajeros languidecía y los hoteles, restoranes y todo tipo de servicios turísticos cerraban hasta nuevo aviso. También se desploman los precios en la bolsa, afectando con ello a los millones de cotizantes del sistema previsional privado (las AFP); subía el dólar y se deprecia el peso; aumentaba el desempleo y de paralizaba el transporte internacional, por el cierre de las fronteras.

En medio de este oscuro panorama, el Banco Central anticipó una recesión para 2020, con una baja del producto de entre 1,5 y 2,5%, pero con la esperanza de un repunte en 2021 (1).

A simple vista, esta inesperada crisis ofrece poco margen de maniobra para el gobierno y los actores políticos, siempre atentos a obtener réditos de las catástrofes.

No obstante, la experiencia muestra que una gestión acertada y mediáticamente efectiva de las crisis es un trampolín para acumular un enorme capital político, el que debe ser inteligentemente administrado para poder sostenerlo en el tiempo. Hoy por hoy, si los actores involucrados manejan las circunstancias de forma competente, podríamos estar en la presencia del desarrollo de un ejemplo de oportunidad en tiempos de crisis. En este sentido, la historia política chilena nos ha dado más de un caso.

La ministra y el Mowag

El momento clave de la carrera política de Michelle Bachelet se remonta al año 2000, cuando el Presidente Ricardo Lagos la designó como ministra de Salud, con la tarea de eliminar las listas de esperas para la atención de enfermos en los centros de atención primarios. Si bien bajo su gestión se logró una reducción significativa, no se consiguió la meta de eliminar las filas, por lo que la entonces ministra puso su cargo a disposición del Presidente, quien sin embargo la ratificó.

En enero de 2002 Ricardo Lagos realizó un cambio de gabinete que significó el salto definitivo de Michelle Bachelet en su carrera a la Presidencia de Chile. Lagos la cambió del Ministerio de Salud al Ministerio de Defensa Nacional, en reemplazo del democratacristiano Mario Fernández.

El verdadero punto de inflexión vendría ese mismo año, cuando la ministra Bachelet montó un carro militar Mowag, para liderar la entrega de ayuda y asistencia a la población, en medio de unas inundaciones que dejaron cientos de damnificados. Vestida además con traje militar, Bachelet causó un impacto noticioso que la catapultó definitivamente en su carrera política.

La popularidad que logró Bachelet con ese hecho ha sido objeto de estudio por los analistas políticos. La misma Bachelet se refirió a aquel episodio en la conferencia internacional organizada por el Foro de las Mujeres de Naciones Unidas, en el Cairo, en 2011. “Cuando la gente me vio en un tanque, en un avión de combate y haciendo cosas importantes se dio cuenta de que podía ser Presidenta”.

La imagen de la primera mujer latinoamericana a cargo de un Ministerio de Defensa, causó curiosidad y admiración, más que por su militancia en el Partido Socialista, por su condición de mujer, quien desde ese cargo gestionó las políticas hacia las fuerzas armadas, particularmente del Ejército, que años antes había sido encabezado por el dictador Augusto Pinochet.

El auge y caída de Golborne

Otro caso de liderazgo, pero frustrado, surgido inusitadamente a partir de un hecho inesperado, que también tuvo repercusión internacional, fue el que protagonizó el ex ministro de Minería durante el primer gobierno de Sebastián Piñera, Laurence Golborne: la historia del rescate de 33 mineros atrapados a 622 metros de profundidad, en una mina de Atacama, en agosto de 2010.

Golborne dirigió el rescate en terreno, junto con un equipo de expertos, el cual concluyó exitosamente en octubre de ese mismo año. Este final feliz elevó tanto la popularidad de Piñera como de su ministro de Minería. Con este capital político Golborne se convertiría meses después de el presidenciable de la derecha chilena, apoyado por la Unión Demócrata Independiente (UDI).

En noviembre de 2012 la UDI proclamó oficialmente a Golborne como su carta presidencial. Sin embargo, dos controversias echarían por el suelo sus intenciones presidenciales. Primero, el caso Cencosud, en que la Corte Suprema condenó a este holding comercial por aplicar cláusulas abusivas en los costos de mantenimiento de la tarjeta Jumbo. Las criticas llovieron sobre Golborne, pues estas irregularidades se dieron en la época en la que era gerente general de Cencosud.

La segunda controversia en que Golborne se vio involucrado fue la denuncia de haber omitido información en su declaración de patrimonio, presentada al momento de asumir como ministro de Minería. Le enrostraron haber formado una sociedad en el paraíso financiero de las Islas Vírgenes británicas, para poner a resguardo parte de su fortuna. Golborne bajó su candidatura presidencial el 29 de abril de 2013, para posteriormente iniciar una carrera senatorial por Santiago Oriente. Pero perdió en las urnas y desde ese momento su capital político inició su deterioro, sin retorno.

Estallido social del 18 de octubre

El comienzo del año 2020 no pudo ser más adverso para Sebastián Piñera, en el segundo año de su segundo mandato presidencial. La encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) realizada en diciembre de 2019 y difundida en enero (2) lo situó como el Presidente con más baja aprobación en 30 años: tan solo 6%, mientras que el 82% expresó su desaprobación. Además, en otra pregunta el 81% de los encuestados señalaron que su gobierno actúo “mal o muy mal” en el manejo de la crisis política y social que estalló el 18 de octubre de 2019.

Febrero de 2020 estuvo marcado por las jornadas de violencia en Viña del Mar, debido a que las protestas se focalizaron en el festival de la canción que se realiza todos los años en esa ciudad. Nuevamente se puso en tela de juicio la capacidad del gobierno de Piñera para mantener el orden público. Era la antesala de un marzo aún más violento que anunciaban los movimientos sociales contra Piñera y contra el sistema. La encuesta Pulso Ciudadano, dada a conocer a comienzos de febrero (3), ratificó el alto nivel de desaprobación de su gobierno, con 81,4% de rechazo.

La pandemia del coronavirus de pronto se transformó en el tema central para los chilenos, desviando la atención del incierto rumbo político del país.

Uno de los principales motivos señalados por los encuestados para desaprobar la gestión del mandatario radica en la falta de liderazgo y de respuesta a la crisis social.

Una tabla de salvación política

Sin embargo, la situación podría tomar un rumbo diferente si el gobierno de Piñera logra gestionar adecuadamente la crisis ocasionada por el coronavirus, Covid-19. Primero la crisis sanitaria y segundo la crisis económica que trae consigo.

La crisis sanitaria de esta pandemia comenzó en marzo en Chile y de pronto se transformó en el tema central para los chilenos, desviando la atención del incierto rumbo político del país. La última gran movilización ciudadana la protagonizaron las mujeres, con motivo de la celebración del 8 de marzo, día internacional de la mujer. En los días siguientes desaparecieron las protestas masivas. Por primera vez en poco más de cuatro meses el gobierno tomaba el control de la situación política del país, mediante el plan de control del Covid-19, decretando el estado de catástrofe, aplicando el toque de queda, los cordones y aduanas sanitarias y los periodos de cuarentena en varias ciudades.

Mientras tanto, los numerosos movimientos sociales, incluyendo a los estudiantes, pasaron a un segundo plano. En el marzo violento que se anunciaba, claramente primó la desmovilización. Esto a pesar de los esfuerzos de sus dirigentes, como -por ejemplo- de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), que llamaron a un “paro virtual” a los universitarios, para no sumarse a las clases on line, dado el cierre obligado en que se encontraban las casas de estudios para evitar la propagación del coronavirus.

En medio de la emergencia sanitaria, el gobierno comenzó a recuperar apoyo, al menos en las encuestas. El 30 de marzo, la encuesta Plaza Pública de Cadem reveló un aumento en la aprobación del presidente, situándose en un 21%, mientras que la de aprobación experimentó una baja de tres puntos, llegando a un 68% (4). La clave de este resultado estaría en el manejo del gobierno frente a la crisis del coronavirus.

No obstante, esta recuperación no debe ser entendida como el repunte definitivo del gobierno. Aún queda mucho por delante, puesto que la crisis sanitaria no está superada y una vez que ello ocurra tendrá que probar que es capaz de sortear también la crisis económica. De este modo Piñera no puede cantar victoria ni tampoco los partidos de derecha que lo apoyan. También se mantiene la duda si alguien de estas filas puede erigirse como líder para enfrentar las presidenciales de 2021. No está claro por ahora que el ejecutivo o alguien de la derecha esté capitalizando esta crisis para obtener dividendos políticos. Como tampoco en la izquierda y en la centroizquierda.

Salvo, quizás, la presidenta del Colegio Médico de Chile Izkia Siches (foto principal de este artículo), quien ha cobrado un notable protagonismo, como intermediadora técnica entre la oposición y el gobierno, para canalizar soluciones en la crisis del coronavirus.

Referencias:
(1) Informe de Política Monetaria, marzo de 2020. Disponible en: https://www.bcentral.cl/documents/33528/2233873/ipom_marzo2020.pdf/9707c747-8af3-5566-3a59-df05f79a7e79?t=1585836777817
(2) Ver encuesta en: https://www.docdroid.net/KyaXUP9/encuesta-cep-2020-pdf#page=40
(3) Ver información en: https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2020/02/19/pulso-ciudadano-aprobacion-de-pinera-cae-a-7-y-la-de-su-gabinete-a-58.shtml
(4) Ver encuesta en: https://plazapublica.cl/wp-content/uploads/2020/03/Track-PP-324-Marzo-S4-VF_Baja.pdf
Recomienda este artículo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el Autor

Editor Política & Economía