Efecto del salario mínimo sobre el desempleo en el caso chileno

Las consecuencias del salario mínimo es uno de los temas más controvertidos y discutidos en la literatura económica. Así como la relevancia de su impacto en la reducción de la desigualdad y la pobreza depende de muchos factores, el impacto de esta política sobre el empleo depende del tipo de mercado en el que compitan las empresas por contratar trabajadores.


En un mercado competitivo el salario mínimo debería generar desempleo, mientras que en un modelo de competencia monopsónica u oligopsónica, donde el empleador tiene poder de mercado y por ende margen para definir el salario, podría incluso provocar un aumento simultaneo de los salarios y el empleo.

Esta indeterminación teórica podría haberse resuelto empíricamente, pero no ha sido el caso. Desde comienzos de los 90, que es cuando aparecieron los primeros estudios cuyas metodologías estadísticas permitían encontrar efectivamente el efecto causal del salario mínimo sobre el empleo, la literatura empírica no ha podido lograr un consenso sobre la materia (Manning, 2016). Hay distintas razones para explicar este desacuerdo: el tipo de metodología utilizada, las bases de datos disponibles, el tipo de trabajador que se considera afectado, la industria donde se desempeña y las características institucionales del país (Chletsos y Giotis, 2015). Tal vez, la conclusión más razonable de esta literatura es que el efecto del salario mínimo es un asunto que debe estudiarse caso a caso y que no valen las recetas universales.

Para efectos de aportar a este debate académico, en un trabajo reciente abordamos esta pregunta para el caso chileno:http://econ.uchile.cl/uploads/publicacion/ed3978bf7763f1f3379bcca0019a8e14260dcc83.pdf.

En particular, estudiamos el impacto sobre el nivel de remuneraciones y empleo que provocaron los reajustes anuales de sueldo mínimo ocurridos en Chile entre 2009 y 2012. Para este propósito, construimos una muestra representativa del total de empresas de cinco o más trabajadores, a partir de la base de datos del seguro de cesantía. Esta base de datos es un panel mensual que reporta información sobre las relaciones laborales de los trabajadores del sector privado formal de la economía.

El efecto del salario mínimo es un asunto que debe estudiarse caso a caso y o valen las recetas universales.

Aunque los detalles pueden ser revisados en el artículo, nuestra estrategia empírica denominada “diferencia en diferencia” (comúnmente utilizada en la literatura internacional en la materia) consiste en comparar la evolución de los salarios y del empleo de las personas “afectadas” por las alzas del salario mínimo (i.e., cuyo salario previo al cambio se encuentra entre el salario mínimo vigente y el nuevo salario mínimo) , con la evolución de salarios y empleo de las personas cuyos salarios no deberían verse afectados por el alza del salario mínimo, pues previo a tal alza su salario era mayor que el nuevo salario mínimo.

De nuestras estimaciones se pueden extraer tres conclusiones. En primer lugar, el salario mínimo ayuda a subir los salarios de las y los trabajadores de más bajas remuneraciones. En otras palabras, de no existir estos aumentos del salario mínimo, las remuneraciones de estas personas hubieran crecido a una tasa menor en el período estudiado. Este ha sido un aumento pequeño, porque las alzas también lo fueron.

La segunda conclusión es que no se observa un efecto del salario mínimo sobre la probabilidad de estar empleado en el futuro. Es decir, no se encuentra un efecto sobre desempleo. La tercera conclusión, que es simplemente una combinación de los dos hallazgos anteriores, es que el salario esperado de las personas de más bajos salarios aumenta debido al alza del salario mínimo, ya que quienes mantienen su trabajo tienen un alza de sus salarios y, a su vez, ellos no tienen una mayor probabilidad de perder su empleo debido a esta alza.

¿Cómo utilizar esta evidencia en el debate actual?

Esa no es una pregunta fácil de responder. Así como es una obviedad que si el salario mínimo fuese un millón de pesos, aumentaría el desempleo en Chile, la evidencia empírica estudiada muestra que los aumentos que hasta ahora han existido en Chile han traído beneficios (alzas de salarios) sin costos asociados (reducción de empleo), lo que hace pensar que hay espacio para alzas más sustantivas.

Una conclusión que no debería ser una sorpresa, dado que el salario mínimo existente en Chile es pequeño (si se compara con el promedio de salarios) y dado que las alzas de las últimas décadas han sido bastante moderadas.

Citas:
Manning, A. (2016). The elusive employment efect of the minimum wage. CEP Discussion Paper, 1.428. Centre for Economic Performance, London School of Economics and Political Science, London, UK.
Chletsos, M. and G. P. Giotis (2015). The employment efect of minimum wage using 7 international studies since 1992: A meta-analysis. MPRA Paper No. 61.321.
Nota de Editor:
Este artículo fue elaborado por los profesores Nicolás Grau, Jorge Miranda y Esteban Puentes, del Departamento de Economía, Universidad de Chile. Corresponde a parte de las conclusiones de un documento de trabajo académico publicado en: http://econ.uchile.cl/uploads/publicacion/ed3978bf7763f1f3379bcca0019a8e14260dcc83.pdf
Recomienda este artículo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el Autor

Editor Política & Economía