Cristián Bellei: La Reforma nos obliga a preguntarnos por la capacidad de desarrollar a todos los niños y jóvenes en el máximo de su potencial

El sociólogo y doctor en Educación participó en el Seminario organizado por Política & Economía, donde sostuvo que existen “conceptos claves que están indisolublemente asociados a la concepción de derecho a la educación, por ejemplo el concepto de gratuidad”. Agregó que un segundo elemento importante es el mérito, “que el esfuerzo de cada uno determine los logros y no las herencias”.


Política & Economía

El Sociólogo de la Universidad de Chile y Doctor en Educación de la Universidad de Harvard, Cristián Bellei expuso en el marco del Seminario “La Educación Como Un Derecho”, que se realizó en el Salón de Sesiones del ex Congreso Nacional, y que contó con la participación de interesantes académicos, los que analizaron la Reforma Educacional desde distintos puntos de vista.

En la oportunidad, el también Investigador del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la Universidad de Chile recalcó que existen “conceptos claves que están indisolublemente asociados a la concepción de derecho a la educación, por ejemplo el concepto de gratuidad”.

“Lo que se concibe como un derecho es gratuito en esta definición. Pero está asociado a ciertos niveles que se consideran básicos. Hay gratuidad, pero para garantizar el acceso a ciertos niveles que se consideran básicos”, argumentó.

El investigador agregó que “un segundo elemento importante que quiero llamar su atención es el mérito. (…) ¿Por qué es esencial? Porque lo que quieren es borrar toda forma de discriminaciones arbitrarias: las desigualdades sociales, de género, raciales, étnicas, religiosas, en fin. Entonces, ¿qué se enfrenta a todas ellas? La idea del mérito. Que sea el mérito, el esfuerzo de cada uno lo que determine los logros y no las herencias: la familia, la cuna, etc”.

En ese sentido, Bellei indicó que “la concepción de derecho a la educación en el concierto internacional ha ido evolucionando desde niveles menos exigentes a niveles más exigentes. Desde consideraciones más formalistas de escolarización hacia consideraciones más sustantivas de educación, en el concierto del desarrollo humano y no sólo de la función selectiva de la educación, sino para tener buenos trabajadores”.

 

Con respecto a la idea de equidad, concepto clave en torno al debate de la Reforma Educacional, señaló que ésta tiene relación con que “todo el mundo tenga acceso a un piso mínimo. Hay un piso básico al que todos debieran alcanzar. Inicialmente era solo de escolarización (la escuela básica). Iniciamos cuatro años, después seis años y después, hace poco, dijimos doce años en Chile. Esa es una concepción: la equidad como… cuál es el piso mínimo que la sociedad debiera garantizar a todos.

“la concepción de derecho a la educación en el concierto internacional ha ido evolucionando desde niveles menos exigentes a niveles más exigentes. Desde consideraciones más formalistas de escolarización hacia consideraciones más sustantivas de educación, en el concierto del desarrollo humano y no sólo de la función selectiva de la educación, sino para tener buenos trabajadores”.

Luego recalcó una segunda idea con respecto a este concepto: la equidad como igualdad de oportunidades. “Este concepto lo que quiere es desvincular ambas cosas: que las personas tengan acceso y para desvincularlas mencioné el concepto de los talentos, el mérito, el esfuerzo de cada uno. En un país como Chile, uno de los países, según el estudio de PISA de la OCDE, en el cual los resultados de aprendizaje de los niños están más asociados a las características socioeconómicas de sus familias. Eso es una bofetada a nuestra capacidad de satisfacer el derecho a la educación como se entiende en la versión más básica y liberal de la meritocracia a mediados del siglo XX”, sostuvo el investigador de la universidad de Chile.

Por último, expuso sobre equidad como igualdad, precisando que “no basta con asegurar un piso mínimo y asegurar que los desempeños y los logros de los estudiantes estén desvinculados de las condiciones de origen. La concepción contemporánea de derechos también agrega el concepto de la igualdad de resultados”.

“Una visión contemporánea sobre el derecho a la educación es bastante más exigente que simplemente preguntarse por la cuestión del piso mínimo. Nos obliga también a preguntarnos por la capacidad de ser realmente una sociedad meritocrática, pero aún ésta también es insuficiente, porque nos obliga a preguntarnos por la capacidad de desarrollar a todos los niños y jóvenes en el máximo de su potencial, y eso son criterios más exigentes. Yo pienso que las discusiones de política y de reforma educacional que estamos teniendo en Chile son precisamente el hecho de que el país se ha empezado a preguntar y a exigir más para tratar de satisfacer el derecho a la educación de los niños en una concepción maximalista y no minimalista”.

Columna relacionada: Claudia Sanhueza: Educar en la diversidad está relacionado con el bienestar y el crecimiento económico

Fotografía: P&E

Recomienda este artículo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el Autor

Editor Política & Economía