Comisión asesora: ¿la solución a nuestros males?

Parece iluso pensar que la respuesta a los problemas de nuestra democracia puede surgir en 45 días, de la mano de esta instancia, ya que los inconvenientes que tiene nuestro sistema político parecen ser más profundos y estar radicados en la exclusión permanente de un actor fundamental: la ciudadanía.


Gloria de la Fuente

Nadie podría negar que estas últimas semanas políticas han parecido una eternidad. A las consecuencias aún insospechadas que tendrán los casos Penta y Caval en tribunales, se suman las críticas en todo el espectro político por el manejo de las distintas crisis tanto en el Ejecutivo como en los partidos afectados, especialmente en la dilación y el titubeo a la hora de tomar decisiones para controlar el daño; o dicho en lenguaje hiperbólico, contener la hemorragia para evitar el desangramiento. En efecto, aunque es política de ficción a estas alturas, es posible que una respuesta más enérgica a ambas crisis hubiese significado acotar el conflicto y no extenderlo al conjunto del mundo político, como parece ser inequívocamente la señal hoy.

En tal contexto, y como una manera de mostrar el claro compromiso con la probidad, la transparencia y el fin de una relación incestuosa entre política y dinero, la Mandataria decidió convocar a una comisión asesora presidencial transversal para estudiar propuestas para evitar que escándalos como los conocidos durante este verano tengan nuevamente cabida en el sistema político. No cabe duda que cada uno de los miembros de la comisión tiene méritos de sobra para estar ahí, cuestión que queda demostrada con la trayectoria académica y/o profesional de cada uno. No obstante, vale la pena preguntarse si ¿es la creación de esta comisión, y lo que de ella emane, la solución a nuestros males? Creo que la respuesta es tajantemente NO.

¿Es la creación de esta comisión, y lo que de ella emane, la solución a nuestros males? Creo que la respuesta es tajantemente NO.

No es que las comisiones asesoras presidenciales no sean una buena instancia de diálogo. De hecho, en el pasado han demostrado ser un espacio adecuado para llegar a consensos escuchando tanto a expertos como a la sociedad civil, pero en circunstancias políticas como las actuales, es posible que esta comisión no sea más que una raya en el agua. En efecto, la actual situación de crisis de la política se ha agudizado con la aparición de los casos de corrupción y supuesto tráfico de influencias, pero son la muestra clara de una descomposición que se venía larvando desde antes. Hace años los signos eran evidentes, y se exponían en distintos análisis, entre ellos, Auditoría a la Democracia, Latinobarómetro y Informe de Desarrollo Humano: altos niveles de desconfianza en las instituciones políticas y la pérdida del sentido de lo público.

Hace años los signos de crisis eran evidentes, y se exponían en distintos análisis: altos niveles de desconfianza en las instituciones políticas y la pérdida del sentido de lo público.

Al respecto, parece gravoso y hasta iluso pensar que la solución a los problemas de nuestra democracia pueden surgir en 45 días de la mano de esta instancia, no porque las soluciones que eventualmente propongan no puedan ser las correctas en materia de regulación entre política y dinero, sino porque el problema de nuestra democracia parece ser más profundo y estar radicado en la exclusión permanente de un actor fundamental para el sistema, como es la ciudadanía, a la que se interpela electoralmente, pero se le pide poco más allá de eso, dando espacio a esa crisis del poder que Rossanvallon llama la “contrapolítia”.

A la ciudadanía se le interpela electoralmente, pero se le pide poco más allá de eso, dando espacio a esa crisis del poder.

Por eso llama la atención que si uno de los ejes estructurales del programa de gobierno es el cambio a la constitución, no se asuma en este contexto esto como parte del objetivo transformador de la forma de hacer política y de un nuevo trato en lo económico, social y cultural. Nuestra Constitución no sólo es ilegítima porque fue elaborada en dictadura y aprobada en un plebiscito fraudulento, sino que ha sido también una traba constante para el desarrollo de nuestra democracia, porque limita la expresión de la ciudadanía. No deja de ser sintomático, entonces, que pasado un cuarto de siglo de la recuperación de la democracia y 35 de la puesta en marcha de la constitución que actualmente nos rige, no seamos capaces aún de darle una salida adecuada a aquello que está pendiente en nuestro ordenamiento institucional más básico. Ello, por cierto, no es resorte de los comisionados, sino del liderazgo que puedan ejercer quienes han sido mandatados para conducir los destinos de nuestro país.

Fuente: Voces La Tercera

Fotografía: Presidencia

Columna relacionada: Mi pena por Chile

Recomienda este artículo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el Autor

Gloria de la Fuente

Gloria de la Fuente

Cientista política de la PUC y doctoranda en Ciencias Sociales de la U. de Chile. Académica de la U. Alberto Hurtado. Directora del programa Calidad de la Política de la Fundación Chile 21 y miembro del Consejo Académico del Instituto Igualdad.